Una ceremonia civil con alma

Siempre que me preguntan cómo escribir un buen guión para ceremonia civil me gusta explicar que es algo más que una serie de pautas en un papel escrito. El arte está en engarzar los elementos con los que se cuenta. Y estos son las personas, las palabras, los sonidos, los aromas, la música,  la historia personal de la pareja, el tiempo, el estilo y las emociones. 




Se debe tener en cuenta que un papel escrito sirve de apoyo al desarrollo del acto, pero no garantiza su éxito. El Maestro de Ceremonias debe conseguir un ambiente distendido y natural, con un sonido eficaz pero agradable al oído, que no haya momentos vacíos, silencios violentos, que la ceremonia discurra con armonía. 

Durante el acto el maestro de ceremonias siente el latido, observa las miradas de los novios, percibe el ritmo y va orquestando los movimientos, la música, las sorpresas, la risa y las lágrimas, con la batuta que le da la experiencia, pues una ceremonia de boda es un momento intenso y emocionante como ninguno. 


Boda de Laura y Miguel, gentileza de MasDos